¿Qué es la acupuntura?

La acupuntura es una herramienta terapéutica de la Medicina Tradicional China, que consiste en introducir agujas muy finas en puntos concretos del cuerpo, para armonizar el flujo de energía vital. Esto se traduce en un mayor equilibrio y coordinación de las funciones de los distintos órganos y en un estado emocional fluido.

Por lo tanto, se puede utilizar tanto para prevenir como para tratar algunas patologías.

Los canales o meridianos recorren todo el cuerpo, en ellos están los puntos que se utilizan para tratar y re-equilibrar la circulación de estos. Si el flujo de energía en estos meridianos está desequilibrado provoca inflamación en el organismo, causando síntomas como dolor, cansancio y debilidad.
Por esto, el objetivo del tratamiento con acupuntura es establecer el equilibrio del cuerpo, facilitando la circulación de energía, desencadenando efectos analgésicos y antiinflamatorios.

¿Cómo es una sesión de acupuntura?

Cada persona que hace acupuntura tiene su propio enfoque.

En la primera sesión se suele hacer una historia clínica más detallada con preguntas sobre los síntomas, estilo de vida y una exploración del aspecto del paciente, especialmente de la cara y la lengua, también se valora el pulso en ambas muñecas.

Se explora topográficamente el recorrido de los canales implicados en los síntomas, la existencia de nódulos, zonas con varicosidades, telangiectasias… Todo esto influye a la hora de elegir los puntos de tratamiento.
El tratamiento se realiza en varias sesiones, el número y la frecuencia de las mismas depende del problema a tratar.

La sesión de acupuntura se realiza normalmente tumbado en una camilla. Las agujas que se utilizan son metálicas muy finas, estériles y de un solo uso (a veces molestan ligeramente) y suelen mantenerse puestas unos 20 minutos. El paciente permanece quieto y relajado durante este tiempo.

Los puntos de acupuntura están repartidos por todo el cuerpo y generalmente se combinan puntos cercanos con otros alejados de la zona afectada.

Esta técnica tiene pocos efectos secundarios, siempre que la realice una persona con la suficiente formación. Esta debe tener en cuenta, a través de la historia clínica que realice, si hay mayor riesgo de sangrado y tendrá conocimientos suficientes de anatomía para la correcta colocación de las agujas.

Hay que tener especial cuidado en mujeres embarazadas y en enfermos muy debilitados. En lo niños también se puede realizar, siendo más indicado el láser (activación de puntos de acupuntura con láser de baja intensidad sin efecto térmico).

¿Para qué patologías se utiliza la acupuntura?

Cualquier persona puede realizarse acupuntura, inclusive en los casos en que la persona no tiene ninguna enfermedad, debido a que esta técnica puede utilizarse para mejorar el bienestar.

Está técnica se elige en ocasiones, cuando hay intolerancia, alergia y/o incompatibilidad a fármacos o cuando hay poca respuesta a otros tratamientos. Se puede aplicar de forma conjunta a cualquier tratamiento con pocos efectos secundarios.

Las mujeres embarazadas también pueden usar la acupuntura, debido a que ayuda a reducir los efectos de las variaciones hormonales durante la gestación, alivia el dolor de espalda, dolor de cabeza y náuseas.

En los pacientes oncológicos se puede utilizar para disminuir los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos (las náuseas de la quimioterapia, la boca seca tras la radioterapia, dolores óseos y sofocos de tratamiento hormonal), para ayudar a controlar el dolor.

En dolores agudos y crónicos, musculoesqueléticos, migrañas, dolor de muelas, neuralgia del trigémino, disnea, fatiga, desequilibrios digestivos o ginecológicos…

Tipos de Acupuntura
  • Electroacupuntura:
    Se conectan pares de agujas (iguales a la acupuntura manual) a un aparato de electroestimulación y se hace pasar una pequeña corriente eléctrica. Tiene un efecto analgésico superior a la acupuntura tradicional y puede potenciar los efectos de la técnica manual.
    Está contraindicada en pacientes con marcapasos y por precaución, en embarazadas.
  • Moxibustión 
    La moxibustión consiste en aplicar calor a los puntos de acupuntura. La mayoría de los puntos de acupuntura se pueden moxar, según el diagnóstico y el plan terapéutico.

La moxa es una técnica que se utilizan puros y conos de artemisa (planta aromática) o carbón (moxa sin humo) para calentar puntos de acupuntura o agujas ya puestas (aguja caliente).

En definitiva, la acupuntura es una técnica que ayuda a restaurar el equilibrio del cuerpo mejorando así la calidad de vidad.

Share This
Abrir chat