El pasado sábado día 10 de Noviembre, se llevó a cabo la actividad prevista de senderismo, de nuestra asociación, gracias a la inestimable colaboración de nuestra compañera Raquel Carrasco, que ejerció de perfecta guía.

La ruta, nos llevo a visitar la Cruz del Juanar, situada en uno de los montes más altos de nuestra zona, en el término municipal de Ojén, y enmarcada en nuestra afamada Sierra de las Nieves.

Partiendo de una zona cercana al Refugio de Juanar, después de dejar los coches, iniciamos una senda preciosa, que nos llevo a atravesar un inmenso bosque de pinos de Monterrey que se elevaban increíblemente hacia el cielo, sobre nuestras cabezas, y con un paisaje otoñal de mil colores que nos hicieron disfrutar de la naturaleza en estado puro. Tras una buena caminata de subida de unos 5 km, llegamos a la cima para encontrarnos con un paisaje espectacular de mar y montaña, sobre la misma ciudad de Marbella.

Allí, se alzaba la famosa cruz de metal, que según cuenta la leyenda fue subida por un grupo de marineros qué encontrándose en mitad de una gran tormenta, sólo pudieron encomendarse a Dios y prometer que si salían vivos colocarían una cruz en el monte más alto que divisaran.

Tras un buen rato de contemplación y meditación personal, recuperamos fuerzas para iniciar el descenso y llegar al punto de encuentro tras haber compartido una excelente mañana. Gracias de nuevo a Raquel, por su dedicación y empeño, a los compañeros que pudieron asistir, y como no a las niñas que junto a Seve, el simpático perro de agua que nos acompañó, nos hicieron recordar y revivir la libertad de disfrutar, sin más.

Rosa María Fernández

Share This
Abrir chat